Ellos también se declaran feministas

Si habéis leído algún post de Faldapantalón, seguro que habéis percibido que uno de los objetivos de este blog es despertar el interés de hombres y mujeres por los temas de género. Como era de esperar, he recibido más feed-back de mujeres que de hombres, por ello me gustaría compartir con vosotros el artículo “28 hombres que demuestran que no es necesario ser mujer para ser feminista” publicado en http://www.upsocl.com//
De todos los hombres, quiero destacar los siguientes, sobretodo, porque no reflejan actitudes paternalistas y protectores:

Seth Meyers
“Cuando se trabaja con la clase de mujeres con las que yo trabajo que son muy fuertes, la idea de que alguien quiera tomar decisiones por ellas es difícil de entenderla”.

Daniel Craig
“Las mujeres son responsables de dos tercios de los trabajos realizados en todo el mundo , y sin embargo ganan sólo el 10 por ciento de los ingresos totales y sólo el 1 por ciento de las propiedades… Así que, ¿estamos iguales? Hasta que la respuesta no sea sí, no podemos dejar de preguntarnos”.

Alan Alda
“Creo que la misoginia es una enfermedad que debe ser curada. Y si pudiéramos erradicar la enfermedad polio, no veo por qué no podemos erradicar la misoginia “.

Joseph Gordon-Levitt
“Mi mamá me crió para ser una feminista. Ella siempre nos recordaba a mi hermano y a mí que nuestra cultura suele retratar a las mujeres como si fueran objetos… Ella quería que mi hermano y yo fuéramos conscientes de ello porque veríamos una cantidad de imágenes en la televisión, en las películas y en las revistas siempre. Si no te tomas el tiempo para pensar en ello, todas estas imágenes se filtran en el cerebro y se convierte en la forma en que percibes la realidad.”

Will Smith
Cuando se le preguntó en una entrevista de mayo de 2012 en la revista Parade, por qué dejó que su hija Willow, se cortara todo su pelo, el actor de 45 años de edad respondió a la perfección:
“Dejamos que Willow se corte el cabello. Cuando tienes una niña, ¿cómo puedes enseñarle que está en control de su cuerpo? Si yo le enseño que yo estoy a cargo de que si puede o no puede tocar su cabello, ella me va a reemplazar con otro hombre cuando empiece a descubrir el mundo. Ella no puede cortarme el pelo a mí, pero ese es su pelo. Ella tiene que tener dominio de su cuerpo. Así que para cuando ella salga al mundo, esté convencida que es de ella. Está acostumbrada a tomar esas decisiones por sí misma. Tratamos de siempre dejarles esas decisiones hasta que puedan soportar el peso completo de su vida.”

Donald McPherson
“¿Qué pueden hacer los hombres para detener la violencia contra las mujeres? Los hombres no sólo tienen que dejar de ser violentos. La gran mayoría de los hombres no son violentos, pero los hombres necesitan dejar de estar callados. Llamar la violencia contra las mujeres como un “asunto de mujeres”, ya sea acoso callejero o el acoso sexual o la violación o el asesinato, permite a los hombres ignorar estos temas, como si no tuviéramos ninguna responsabilidad de la misma o de acabar con ella. Todos tenemos abuelas, madres, hermanas, hijas, amigas y colegas femeninas. Nuestras vidas están inextricablemente entrelazadas; los asuntos de la seguridad de la mujer y la igualdad nos afectan directamente a nuestras vidas como hombres. Más allá de eso, las mujeres son seres humanos, con los mismos derechos a la seguridad y la libertad que los hombres. Por tanto, es nuestra responsabilidad moral de no permanecer en silencio o al margen de esto, sino que seamos capaces de participar activamente en el enfrentamiento de este problema en todos los rincones de los hogares, las comunidades y las sociedades.”

¿Qué pensáis los  hombres de estos comentarios? ¿Os sentís identificados con alguno de ellos? Como siempre, vuestra opinión, será bienvenida en Faldapantalón.

los_hombres_pueden_ser_feministas_tambien_camiseta-r93c8e4ef11594327af121566a444beba_vj7b8_324

Anuncios

Sexo en la primera cita ¿sí o no?

Esto fue lo que preguntaron en el programa “Cites 2.0” de TV3. Las respuestas fueron un poco variadas: depende de si me apetece o no,  normalmente no me apetece en la primera cita, no, nunca  (como regla general)….La peor e inaceptable respuesta salió de boca de un chico, de unos 18 años más o menos, que dijo que si consigues tener sexo la primera noche, eres un campeón. Ahora bien, dice mucho de la chica, no la querría tener como pareja.

Analicemos:

  • Haciendo lo mismo, el chico es un campeón y la chica es una puta.
    Perpetuando la especie del macho ibérico: El chico tiene 18 años. Esto es preocupante, serán los padres del mañana y con esta mentalidad de la edad de piedra, nunca conseguiremos la igualdad.
  • Conseguir…. ¿Conseguir, el qué? ¿Son las chicas un trofeo? ¿Merecemos que el hombre haga un esfuerzo para acostarse con nosotras? ¿Y si somos nosotras las que nos esforzamos para conseguirlo, somos unas busconas?

Analicemos también la respuesta de la chica, de unos 35 años, que dijo: “Ni en la primera, ni en la segunda, ni a lo  mejor en la tercera cita”. ¿Por qué?

  • ¿Tenemos que cumplir unas normas por ser mujeres?
  • ¿Las mujeres debemos hacernos de rogar y que el príncipe nos conquiste?

Al día siguiente, hablé con las personas de mi entorno sobre el comentario del chico de 18 años y encontré algunas respuestas que no me esperaba, pero claro está, este tema es muy subjetivo:

  • “Pero no te pongas así, no pasa nada, sólo tiene 18 años. Eso lo hace para hacerse el gallito”.
  • “¿Crees que este chaval lo consigue la primera noche? “. Repito ¿qué hay que CONSEGUIR?
  • “Pues yo nunca me acuesto en la primera cita para que no piense que soy una puta”.
  • “Si el chico piensa eso, a mí ya no me interesa”.
  • “Dan miedo las nuevas generaciones”.
  • “Pues yo lo veo más como una cuestión de dos, si nos apetece allá vamos, y si no, pues nada”.
  • “Jamás he pensado que un chico pensaría de mí que soy una puta por acostarme con él. Y si lo pensara, ese chico no me interesa”.

Me sorprendió lo que me dijo un amigo, que pienso que tiene una visión muy equilibrada de las cuestiones de género,  sobre si los chicos tienen que “conseguir” a las chicas:

“A veces me he encontrado con chicas que se hacen de rogar y quieren que las conquistemos para tener sexo con ellas.  Muchos hemos aprendido a que tiene que ser así, que las tenemos que conquistar para acostarnos con ellas”.

Parece que nuestra elección está condicionada por lo que pensamos que piensa el sexo opuesto, pero visto lo visto, creo que puede  que estemos muy equivocados. La opción de tener sexo la primera noche (como todas las demás) debería ser una opción personal, desvinculada del género y del “qué dirán” o de lo que pensamos “qué dirán”. Si no es así, no saldremos nunca de este círculo que nos sitúa a hombres y a mujeres en dos polos opuestos.

Y vosotros ¿qué opináis? ¿Os ha influido ser mujeres u hombres para decidir libremente si tener o no sexo en la primera cita? ¿Os habéis sentido campeones o putas por acostaros con alguien la primera cita?

origen-del-conflicto-diferencias-de-genero

¡Qué pena que aún quede tanto por hacer!

5 mujeres y 17.995 hombres en el Museo del Prado

Solemos triunfar donde la expertise se requiere y caer allí donde la cooptación se impone. Amelia Valcárcel

El miércoles asistí a  la mesa redonda “Dona i Escena”, organizada por el Centro Cívico Sortidors de Barcelona. Moderada por Sara Berbel,  doctora en Psicología y experta en políticas de género, contó con las ponentes Laia Pastor, Triana Doce Palmeiri, Berta Puigdemassa y Antonella Ascenzi.

Sara Berbel introdujo el tema explicando la situación actual de la mujer en el sector artístico, teniendo en cuenta tres factores:

  • El techo de vidrio
  • Prestigio y reconocimiento
  • Brecha Salarial

Para realizar esta presentación, la doctora Berbel se ha basado, entre otros, con estudios realizados por el Observatorio de Género y la  Asociación Clásicas y Modernas. Empecemos con algunos datos:

  • 34% de los artistas son mujeres
  • 5 obras de las 18.000 expuestas en el Museo del Prado son de mujeres.
  • 6 obras de las 20.000 expuestas en el Reina Sofía son de mujeres
  • 10% de los artistas que exponen en Arco son mujeres.
  • El 70% de las estudiantes de las escuelas de arte son mujeres y sin embargo sólo el 20% exponen sus obras.
  • El 85% de los directores de centros y museos son hombres.

Apuntó que la presencia de las mujeres en el arte aumenta cuando las analizamos como objeto de arte.  Los museos están llenos de ninfas, Venus y odaliscas y sin embargo la presencia de las mujeres como sujeto de arte es minoritaria. Este hecho lo criticaron las Guerrillas Girls, un colectivo de artistas feministas que nació en Nueva York en el año 1985. Su primer trabajo fue desplegar carteles en las calles de Nueva York para denunciar el desequilibrio de género y racial de los artistas representados en galerías y museos.

guerrillas girls

Esta presencia minoritaria la marca el techo de vidrio: no se ven los obstáculos pero existen, y existen por el simple hecho de ser mujeres. Varios estudios y experimentos confirman esta teoría:

Jenniffer vs John, estudio realizado por la Universidad de Yale. Para optar a un puesto de investigador científico en la universidad, se envió el mismo CV con diferente nombre (John vs Jennifer) a 127 miembros del cuerpo docente.  Por el  mismo CV, se recibieron dos propuestas económicas diferentes. Mientras a John le ofrecían 30.000 dólares, a Jennifer le pagarían 26.000 dólares, 4000 dólares de diferencia.

Orquesta de Boston: en los años 70, sólo el 5 o 10% de los músicos de las Orquestas de EE.UU. eran mujeres a pesar del creciente número de mujeres que seguían estudios de Música. La Orquesta de Boston decidió que las audiciones de los músicos se hicieran  “a ciegas”. Los músicos se examinaban tras un biombo y las mujeres, además, se quitaban los zapatos de tacón para acceder al lugar del examen para que el jurado no supiera si estaban examinando a hombres o a mujeres. El experimento funcionó y otras orquestas de EE.UU. copiaron el formato de los castings. Con  el tiempo, el porcentaje de hombres y mujeres en las orquestas de EE.UU. llegó a ser equitativo.

Reconocimiento y Brecha Salarial

Se ha demostrado que las mujeres obtienen reconocimiento a largo plazo. Por ejemplo, las pintoras:

  • Alice Neel: Pintora retratista estadounidense cuya obra se reconoció al cumplir 70 años.
  • Louise Bourgeois: Su obra se expuso en el MOMA a los 72 años
  • Angeles Santos: Recibió el Premio Creu de Sant Jordi a los 94 años.

Además de menos puestos de trabajo y mayor competencia, también existe una brecha salarial entre hombres y mujeres. La primera que se atrevió a denunciar la diferencia de salarios fue la bailarina Ginger Rogers  puesto que haciendo los mismos pasos y los mismos espectáculos, Ginger cobraba el 50% menos que Fred.

La escritora feminista estadounidense Siri Husdtvet denuncia que las mujeres son reconocidas cuando dejan de verse como objeto sexual.  En su último libro,  ‘El mundo deslumbrante’  refleja un complejo juego de máscaras y falsas identidades para examinar los prejuicios de género en el arte.

Casada con Paul Auster, en la presentación de su libro le preguntaron por el trabajo de su marido, pregunta que ella no quiso contestar y los periodistas se marcharon.

La actriz Laia Pastor, licenciada en Arte Dramático en el instituto del Teatro en el año 2013, explicó los obstáculos que las actrices se encuentran tras salir de su formación.

La mayor parte de estudiantes de teatro son mujeres y sin embargo, las obras están escritas para hombres; es el caso de las obras de Shakespeare o sin ir más lejos, la obra de Frank V en cartel en el Teatre Lliure que sólo cuenta con dos mujeres en el reparto y una mujer en el equipo de producción. Podéis ver el cartel aquí.

Añadió que las actrices, además, deben cumplir unos requisitos físicos mucho más exigentes que los actores, sobretodo en publicidad.  Anuncios tipo “Se buscan chicas guapas” son muy comunes.  Otro de los anuncios que indignó bastante a Laia fue un anuncio de un partido político catalán  que buscaba “Noies que no siguin guapures”.

Berta Puigdemassa (Arpa clásica, innovación sonora, artística y cultural)  ofreció un punto de vista diferente al de Laia, marcado por su experiencia personal. En  Barcelona sólo hay 6 arpistas y todas son mujeres por tanto la competencia es muy baja.

El arpa era un instrumento de hombres pero en el S.XVII empezó a utilizarse en salones y desde entonces, el arpa se considera un instrumento exclusivamente de mujeres. Con el deseo de eliminar la imagen “feminizada” del arpa, Berta añadió que, a veces,  en sus conciertos se presenta con accesorios masculinos.

Actualmente, dirige el “Curso Internacional Arpa Horta de Lleida”. Explicó que para organizar el curso tampoco se ha encontrado ningún obstáculo por el hecho de ser mujer aunque sí que le sorprende que todos los profesionales y políticos con los que  tiene que tratar para organizarlo sean hombres.

Finalizó la ponencia Antonella Ascenzi, profesora de danza-teatro, intérprete y dramaturga. Antonella empezó a trabajar con perspectiva de género de forma casual.  Su antigua compañía le pidió que preparara un monólogo y cuando empezó a buscar textos, se percató que casi todos los textos estaban escritos para hombres y los textos para mujeres no le gustaban porqué los personajes femeninos representan caracteres débiles a las que se les reconoce por su relación con el universo masculino: amante de/hermana de/madre de.  Ante este obstáculo, decidió crear su propio texto y descubrió que tenía rabia hacia esta sociedad masculinizada y patriarcal que ha utilizado históricamente a las mujeres y a los niños como objetos de lucha en las guerras.

Con este nuevo rol de creadora, Antonella se empoderó y abandonó su compañía. Añade que  “Los papeles que me ofrecían era el de la mala y la prostituta mientras que los papeles de mujer santa y virgen se los llevaba la novia del director”.  Años después, cuando empezó a contar cuentos para niños, decidió cambiar los roles de los cuentos tradicionales.  En sus cuentos  las niñas ya no son princesas ni esperan llorando al príncipe, pueden convertirse en domadoras y marcharse lejos mientras que ellos lloran esperando su regreso. No hay varitas mágicas, la clave es el empoderamiento.

Una charla muy amena que me dejó con ganas de más. Personalmente, creo que la organización debería haber invitado a  ponentes masculinos para escuchar también su punto de vista. Una vez más, el género no es sólo cosa de mujeres.

Adoptaunatia VS Adoptauntio

A veces basta con ponerse en el lugar del otro para adquirir una visión más amplia sobre un asunto y, tal vez, cambiar nuestro punto de vista. Esto es lo que ocurre con las cuestiones de género, damos como buenas o malas determinadas conductas dependiendo si los protagonistas son hombres o mujeres. Aceptamos que las tías adopten a tíos, nos parece gracioso que las mujeres agredan a los hombres,  hacemos campañas en contra de los piropos de los hombres a las mujeres y sin embargo, nos parece gracioso cuando son las mujeres quienes “acosan” a los hombres, nos parece sexy que los hombres se pongan a limpiar pero podemos incluso llegar a calificar de marujas a las mujeres que lo hacen…Si cambiamos en esta frase “hombres por mujeres” y “mujeres” por “hombres” puede que ya no aceptemos estos comportamientos y que incluso nos parezcan sexistas. A continuación podéis ver algunos vídeos que reflejan claramente que nuestras actitudes están condicionadas por nuestra visión y diferenciación de los  mundos “masculino” y “femenino”.

Agresión

Acoso

Hombres y mujeres, objetos de deseo

Os invito a que cambiéis vuestros roles masculino/femenino antes de hacer una valoración sobre cuestiones relativas al género. No se trata de que ahora las mujeres empecemos a piropear a los hombres por la calle o creemos una web para adoptar mujeres, sino más bien de encontrar el punto medio en que ninguno de los se sienta atacado. Creo que este pequeño experimento contribuiría a entendernos un poco más, ser menos críticos con el sexo opuesto y a eliminar la posición de ataque y defensa que muchas veces adquirimos ante el sexo opuesto.