¡Princeseando!

Os voy a confesar algo bastante personal que me da incluso un poco de vergüenza reconocer. Odiaría con todas mis fuerzas tener una hija que quisiera ser princesita, y sin embargo, recorrería mil tiendas para comprarle un disfraz de guerrero.

dibujo

Este post me ha venido a la cabeza gracias a este artículo que mi amigo Ángel me ha enviado hoy. Reflexionando sobre esto, me he hecho unas cuantas preguntas:

¿Si tuvieras un hijo que quisiera vestirse de princesa, lo dejarías? Sí, un SÍ bien claro. ¿Por qué un niño sí y una niña no? Si un niño se viste de princesa, está rompiendo con los roles masculinos establecidos pero si una niña se viste de princesa, está perpetuando el rol de princesa de las mujeres.

Pero tal vez haya algo más que no sé muy bien cómo explicar. Es como si, siendo defensora de la igualdad de género, tuviera que rechazar todo lo que se relaciona con la construcción que se ha hecho del mundo de las mujeres. Y si una niña es feliz vistiéndose de princesa, ¿se lo tienes que prohibir? Ante esta pregunta me muerdo la lengua. No podría prohibirlo pero sé que me dolería.

He buscado en Google artículos, noticias, investigaciones que aporten información y opiniones sobre el hecho de que algunas niñas prefieran vestirse de guerreros, pero nada, no encuentro nada. Y sin embargo, hay miles de entradas hablando de niños que quieren vestirse de princesas.

¿A qué se debe esta diferencia? ¿Por qué no se ha generado la misma polémica? ¿Qué creéis?

Como siempre. ¡¡¡Mil gracias por vuestros comentarios!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s