De mayor serás lo que quieras tú

Me encanta la idea que han tenido la periodista Nadia Flink y la ilustradora Pitu Álvarez. Con su nueva colección de cuentos, Antiprincesas, las protagonistas son mujeres fuertes, valientes y autónomas que no necesitan de un hombre para triunfar personal y profesionalmente y cuya vida no se limita al amor, la maternidad y el cuidado de los hijos.
Las protagonistas de esta colección serán la pintora Frida Kahlo, la artista Violeta Parra y la escultora Lola Mora, entre otras.  Las niñas descubrirán una nueva imagen de mujer a la que querer parecerse muy distinta a la de la princesa que espera a ser salvada por el príncipe.
Esperemos que algún día también se hable de mujeres fuertes, valientes y autónomas que no necesariamente hayan tenido que triunfar profesionalmente  para  ser valoradas tanto socialmente como en casa. Creo firmemente que el empoderamiento de la mujer no debería vincularse al éxito profesional. ¿Qué opinas?

2015-08-27-8724WSK8608

Anuncios

Otro caso de violencia de género, otro ASESINATO.

imagesEsta mañana me he puesto de muy mala ostia cuando he escuchado que se han encontrado los cadáveres de las dos chicas de Cuenca desaparecidas el pasado jueves. El principal sospechoso es la ex pareja de una de ellas. Otro caso de violencia machista, otro ASESINATO.

Estaría bien llamar a las cosas por su nombre, ellos son asesinos con nombre y apellidos, y los casos de muerte por violencia machista son ASESINATOS. El asesino de hoy es SERGIO MORATO. Otros asesinos que han matado a sus mujeres o ex mujeres recientemente son MARIO CALDERÓN, FRANCISCO JOSÉ NAVARRO GARCÍA, JESÚS FIGÓN, NACHO, ADRIÁN, ÓSCAR.. Asesinos culpables de la muerte de sus parejas o ex parejas, sin olvidar que, a veces, la violencia de género llega también a los hijos.

Sin embargo cada vez que este tipo de asesinatos ocurren, se lanzan mensajes aconsejando a las mujeres que sean valientes, que se empoderen y que se atrevan a denunciar a su agresor. Parece que, una vez más, estamos poniendo en las mujeres, la presión social y todo el peso para erradicar el terrorismo machista. Estoy de acuerdo con estos consejos a las mujeres pero, ¿Qué pasa con los hombres? ¿Qué les decimos a ellos? Desde el desconocimiento, puesto que no tengo ni formación ni experiencia en temas de violencia de género,  también podría aconsejar a mujeres que se sienten acosadas por parejas o exparejas, es fácil si tienes un poco de sentido común, pero sinceramente, no sé ni por dónde empezar para tratar a los agresores y asesinos. Lo que sí sé es que no se erradicará el terrorismo machista hasta que empecemos a tomar medidas para erradicar la sociedad patriarcal en la que vivimos, sociedad en la que la agresividad tiene premio. Estas medidas no deben tomarse cuando ya se es demasiado tarde, cuando el agresor ya haya cometido su primera agresión, sino que deben tomarse desde la base, deben formar parte de la educación que recibimos cuando somos niños, y en la que el Estado debería implicarse.

ETA se convirtió en una cuestión de estado, el yihadismo lo es actualmente, pero la violencia machista, los asesinatos de mujeres a manos de hombres, siguen siendo una cuestión privada. La erradicación del terrorismo machista es y debe tratarse como una cuestión de estado.

Os dejo con el podcast de la tertulia “El perquè de tot plegat” de Rac1 con la intervención de Montse Gatell, presidenta del Institut Català de les Dones.

¡Princeseando!

Os voy a confesar algo bastante personal que me da incluso un poco de vergüenza reconocer. Odiaría con todas mis fuerzas tener una hija que quisiera ser princesita, y sin embargo, recorrería mil tiendas para comprarle un disfraz de guerrero.

dibujo

Este post me ha venido a la cabeza gracias a este artículo que mi amigo Ángel me ha enviado hoy. Reflexionando sobre esto, me he hecho unas cuantas preguntas:

¿Si tuvieras un hijo que quisiera vestirse de princesa, lo dejarías? Sí, un SÍ bien claro. ¿Por qué un niño sí y una niña no? Si un niño se viste de princesa, está rompiendo con los roles masculinos establecidos pero si una niña se viste de princesa, está perpetuando el rol de princesa de las mujeres.

Pero tal vez haya algo más que no sé muy bien cómo explicar. Es como si, siendo defensora de la igualdad de género, tuviera que rechazar todo lo que se relaciona con la construcción que se ha hecho del mundo de las mujeres. Y si una niña es feliz vistiéndose de princesa, ¿se lo tienes que prohibir? Ante esta pregunta me muerdo la lengua. No podría prohibirlo pero sé que me dolería.

He buscado en Google artículos, noticias, investigaciones que aporten información y opiniones sobre el hecho de que algunas niñas prefieran vestirse de guerreros, pero nada, no encuentro nada. Y sin embargo, hay miles de entradas hablando de niños que quieren vestirse de princesas.

¿A qué se debe esta diferencia? ¿Por qué no se ha generado la misma polémica? ¿Qué creéis?

Como siempre. ¡¡¡Mil gracias por vuestros comentarios!!!