Elige: o falda o pantalón

Ayer vi el documental “David Reimer y la ideología de género”, un documental muy triste, muy duro y que te deja con muy mal sabor de boca. Hay personas que por ambición personal son capaces de todo, incluso de destruir la vida de una familia. Eso es lo que hizo el Dr. John Money* y su ambición por demostrar al mundo que su teoría de la ideología de género era cierta.

Según esté sexólogo, no nacemos con identidad masculina o femenina, sino que la identidad la adquirimos con los años y según la educación que recibimos. No importa si naces con pene o vagina, lo que importa es si te visten con falda o te visten con pantalón. Para demostrar su teoría, decidió investigar con los gemelos Bruce y Brian. Por una negligencia médica, Bruce se quedó sin pene y los padres, asesorados por el psicólogo John Money, decidieron someter a Bruce a una castración quirúrgica, le quitaron los testículos y le modelaron una vagina. A los dos años de edad, Bruce pasó a llamarse Brenda pero el experimento nunca funcionó, y con los años acabó con el suicido de los dos gemelos.

Es absurdo pensar que si haces cosas de niños, sentirás que eres un niño  y si haces cosas de niñas, sentiras que eres una niña. Aceptar esta teoría sería aceptar que las pioneras científicas o conductoras o políticas o futbolistas o las primeras mujeres que se pusieron pantalones, se sentían hombres. Sería aceptar que los hombres que se ocupan de la casa, de cocinar o de cuidar a los niños (tareas que sólo las mujeres hacían) se sienten mujeres.

Pienso que es un error educar a los hijos teniendo presente que son niños o niñas, ya que lo único que conseguimos con esto es perpetuar los roles masculinos/femeninos. Es mejor educarles para que sean capaces de hacer cualquier cosa, independientemente del sexo que tengan. También me parece absurdo la nueva tendencia de educar a los hijos desde la perspectiva de género neutro,  teniendo en cuenta que hay padres que se obsesionan en esconder el género de sus hijos para que no les afecten los estereotipos. No puedes escapar del mundo pero si puedes darle a tus hijos la educación y las herramientas adecuadas para que sean capaces de reconocer los roles sociales impuestos y de decidir si aceptarlos o no.

Está claro que es muy difícil no adquirir roles. Muy a mi pesar, tengo que reconocer que la semana pasada estábamos de reformas en casa y llegó un momento en que tuve que escoger entre dos tareas: o hacer la comida o agujerear el suelo para poner una tubería. De repente, me vi en la cocina y pensé:  Estoy perpetuando un rol adquirido y soy consciente de que estoy actuando según se espera que actúe la mujer.

¿Os ha pasado esto alguna vez? Os animo a compartir en el blog vuestras experiencias, que seguro que nos ayudan a ser más conscientes de los roles que tomamos como hombres/mujeres.

* Money fue el primer miembro honorario de la Asociación Española de Sociedades de Sexología (AEES) y se ha propuesto que el premio de investigación de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) lleve su nombre.

Anuncios

Adoptaunatia VS Adoptauntio

A veces basta con ponerse en el lugar del otro para adquirir una visión más amplia sobre un asunto y, tal vez, cambiar nuestro punto de vista. Esto es lo que ocurre con las cuestiones de género, damos como buenas o malas determinadas conductas dependiendo si los protagonistas son hombres o mujeres. Aceptamos que las tías adopten a tíos, nos parece gracioso que las mujeres agredan a los hombres,  hacemos campañas en contra de los piropos de los hombres a las mujeres y sin embargo, nos parece gracioso cuando son las mujeres quienes “acosan” a los hombres, nos parece sexy que los hombres se pongan a limpiar pero podemos incluso llegar a calificar de marujas a las mujeres que lo hacen…Si cambiamos en esta frase “hombres por mujeres” y “mujeres” por “hombres” puede que ya no aceptemos estos comportamientos y que incluso nos parezcan sexistas. A continuación podéis ver algunos vídeos que reflejan claramente que nuestras actitudes están condicionadas por nuestra visión y diferenciación de los  mundos “masculino” y “femenino”.

Agresión

Acoso

Hombres y mujeres, objetos de deseo

Os invito a que cambiéis vuestros roles masculino/femenino antes de hacer una valoración sobre cuestiones relativas al género. No se trata de que ahora las mujeres empecemos a piropear a los hombres por la calle o creemos una web para adoptar mujeres, sino más bien de encontrar el punto medio en que ninguno de los se sienta atacado. Creo que este pequeño experimento contribuiría a entendernos un poco más, ser menos críticos con el sexo opuesto y a eliminar la posición de ataque y defensa que muchas veces adquirimos ante el sexo opuesto.