Si quieres que me enamore de ti, pégame, maltrátame, insúltame

Así debería haberse llamado el libro “A tres metros sobre el cielo” y su película homónima de Fernando Gonzalez Molina.

El jueves la echaron en A3 y la verdad es que lo flipé mucho. Mi amiga Toni, experta en género, me recomendó verla sólo para hacerme una idea de lo que los adolescentes de hoy en día creían que era amor. Hace algún tiempo, ella y una compañera de trabajo,  dieron un taller de género en Murcia para adolescentes y eligieron esta película para debatir sobre el amor.  No estaban preparadas para escuchar las reacciones de los asistentes al taller ya que pensaban que el amor era tal cual se reflejaba en la película.

Para los que no la habéis visto, os la resumo. Hache (Mario Casas), motero con pintas de garrulillo, alto, fuerte y moreno (macho ibérico español)  y Babi (María Valverde), chica mona, delgadita, educada y pijita, se conocen. En un principio, ella no lo traga, pero al final el chico acaba  conquistándola. ¿Cómo? Cogiéndola en brazos como si fuera una oveja y tirándola a la piscina, persiguiéndoles a ella y a su acompañante  a toda velocidad en moto, rompiéndole la nariz a su acompañante, llevándola en moto a casa cuando se queda sola (Oh, el Salvador…), insultándola, haciéndose de rogar cuando Babi le pide algo, amenazando a su profesora para que no la castigue,  llegar a su casa lleno de sangre, haciéndole pasar miedo a Babi cuando empieza correr a toda velocidad por Barcelona tras ver a su madre. Es en este momento, al descubrir que es un chico con problemas que fue abandonado por su madre, cuando ella se enamora más de él.Todo ello acompañado por una banda sonora tan bonita, que te lleva a creer que estás viendo la historia de amor más romántica jamás contada.

Sí, me la tragué entera y estuvo a punto de darme una taquicardia.  Se me ocurrió entrar en twitter para ver qué opinaba la gente y  mi riesgo de taquicardia aumentó considerablemente. Aquí os dejo los twits.

#3MSC siempre será una de mis películas preferidas
En ese momento te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez y por mucho que te esfuerces ya nunca volverás a sentir lo mismo. #3MSC
Y por más que te esfuerzas,ya no sera lo mismo, no volverás a tener esa sensación de estar a tres metros sobre el cielo #3MSC
Y descubres… Que todo empezó antes de lo que pensabas. Y es ahí, cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez.” #3MSC
No hay tío que más me guste que Mario Casas, y el personaje de Hache en 3msc madre mía.
Hache es el típico chico malo q todas queremos pero q no lo hay por ningún lao
Hache, a mí gritame fea y todo lo que tu quieras #3msc

Viendo el twitter,  parece que a las tías nos van los tíos rudos, neanderthal, que nos maltratan y nos provocan altibajos.  Ellos nos eligen, hacen que nos enamoremos de ellos y nosotras los seguimos como perritos falderos.  Lo peor de todo, es que no sólo es una película, es la realidad.  Miedo me dan los hijos que nacerán de la unión de una parte de los adolescentes de hoy.

Amor en el siglo XXI

Amor en el siglo XXI

Me avergonzaría haber participado lo más mínimo en esta película.

Anuncios

De mayor serás lo que quieras tú

Me encanta la idea que han tenido la periodista Nadia Flink y la ilustradora Pitu Álvarez. Con su nueva colección de cuentos, Antiprincesas, las protagonistas son mujeres fuertes, valientes y autónomas que no necesitan de un hombre para triunfar personal y profesionalmente y cuya vida no se limita al amor, la maternidad y el cuidado de los hijos.
Las protagonistas de esta colección serán la pintora Frida Kahlo, la artista Violeta Parra y la escultora Lola Mora, entre otras.  Las niñas descubrirán una nueva imagen de mujer a la que querer parecerse muy distinta a la de la princesa que espera a ser salvada por el príncipe.
Esperemos que algún día también se hable de mujeres fuertes, valientes y autónomas que no necesariamente hayan tenido que triunfar profesionalmente  para  ser valoradas tanto socialmente como en casa. Creo firmemente que el empoderamiento de la mujer no debería vincularse al éxito profesional. ¿Qué opinas?

2015-08-27-8724WSK8608

¡Princeseando!

Os voy a confesar algo bastante personal que me da incluso un poco de vergüenza reconocer. Odiaría con todas mis fuerzas tener una hija que quisiera ser princesita, y sin embargo, recorrería mil tiendas para comprarle un disfraz de guerrero.

dibujo

Este post me ha venido a la cabeza gracias a este artículo que mi amigo Ángel me ha enviado hoy. Reflexionando sobre esto, me he hecho unas cuantas preguntas:

¿Si tuvieras un hijo que quisiera vestirse de princesa, lo dejarías? Sí, un SÍ bien claro. ¿Por qué un niño sí y una niña no? Si un niño se viste de princesa, está rompiendo con los roles masculinos establecidos pero si una niña se viste de princesa, está perpetuando el rol de princesa de las mujeres.

Pero tal vez haya algo más que no sé muy bien cómo explicar. Es como si, siendo defensora de la igualdad de género, tuviera que rechazar todo lo que se relaciona con la construcción que se ha hecho del mundo de las mujeres. Y si una niña es feliz vistiéndose de princesa, ¿se lo tienes que prohibir? Ante esta pregunta me muerdo la lengua. No podría prohibirlo pero sé que me dolería.

He buscado en Google artículos, noticias, investigaciones que aporten información y opiniones sobre el hecho de que algunas niñas prefieran vestirse de guerreros, pero nada, no encuentro nada. Y sin embargo, hay miles de entradas hablando de niños que quieren vestirse de princesas.

¿A qué se debe esta diferencia? ¿Por qué no se ha generado la misma polémica? ¿Qué creéis?

Como siempre. ¡¡¡Mil gracias por vuestros comentarios!!!

¡En verano, la tripita al sol!

Los hombres están de suerte, ya pueden lucir su tripita al sol sin ningún tipo de complejos. Si algún hombre estaba acomplejado por sus michelines, puede dejar de estarlo: “tranquilo, no eres un tío gordo ni un tío con michelines, ¡eres un Fofisano!, un fofisano como Leonardo di Caprio, Javier Bardem, Alejandro Sanz y Ben Affleck”.

Tener lorcitas, grasita y tripita está de moda. El término “fofisano” llegó a España hace un par de meses, y parece que lo hemos acogido con ganas.

fotosolPero, ¿qué pasa con nosotras? Nosotras también queremos que celebrities “normales” nos digan que tener michelines y celulitis es lo más normal del mundo, que nos recuerden que, simplemente, somos una más del gran grupo “las fofisanas”.

Tal vez penséis “otra vez una chica hablando de lo mismo, de la operación bikini, de la presión social por estar guapas y por lucir un cuerpo 10 en la playa”. Pero es que este es un tema que (me) preocupa ya que a pesar de que no seamos adolescentes ni estemos en la edad del pavo, arrastramos la presión y el deseo de ser perfectas desde siempre y para siempre. Si miro a mi alrededor, apenas veo a mujeres altas y delgadas sin una pizca de grasa, como las modelos, y sin embargo, yo, que hace tiempo que dejé de ser adolescente, desearía utilizar una 36 y medir 1,70.

No puedo hablar por los hombres aunque estoy segura que no sienten ni el 90% de presión que sentimos nosotras y esto seguirá siendo así durante muchos años. Mientras las niñas de hoy crecerán rodeadas de otras niñas que quieren ir a Princelandia (eakssssssssssss) para estar más guapas, los niños crecerán rodeados de padres, hermanos, primos, cantantes y actores que se llenan la boca diciendo que son “fofisanos”.

No tengo ni idea de qué podemos hacer para que un día dejemos de querer ser esas chicas “perfectas” y orgullosas podamos gritar “Soy fofisana”. ¿Alguna idea?

A call to men

La semana pasada asistí al evento Ted Women Barcelona y me gustó especialmente el bloque “Shift the balance together”, en el que los ponentes defendieron los beneficios de involucrar a los hombres en cuestiones de género.

He llamado a este post A call to men, título que responde al nombre de una ONG fundada por el activista y defensor de los derechos de la mujer Tony Porter y del que hablaré más adelante. He escogido este título porqué me parece esencial que los hombres sean, junto a las mujeres, líderes del camino hacia la igualdad. Estoy convencida de que cuántos más hombres defiendan la igualdad en el ámbito público, más hombres la aplicarán en el ámbito privado.

El primer ponente del bloque fue @TomasAgnemo, Secretario General de Hombres Suecos para la Igualdad de Género, coordinador de la red europea MenEngage y miembro del consejo director de la misma. Empezó la ponencia afirmando que si los hombres son parte del problema deben ser parte de la solución. Destacó la importancia de crear espacios públicos donde los hombres puedan hablar sobre los asuntos que les interesen y la importancia de que los hombres y mujeres trabajen conjuntamente para conseguir la igualdad de género.

Tomás explico que cuando nació su hijo, tuvo dos semanas de permiso tal y como marca la ley sueca y al cabo de un año decidió volver a casa para ocuparse él solo de su hijo. Esta decisión como padre debería ser de lo más común y sin embargo, sigue siendo extraordinaria. Afirma que cuando los hombres se implican en las tareas de cuidado, la igualdad de género aumenta y la violencia en el hogar disminuye.

El segundo ponente fue el asesor más joven de la ONU, @GerardoPorteny. Con tan sólo 20 años, es el fundador de  la ONG internacional Young Men 4 Gender Equality y trabaja como consultor de las campañas Global Youth Engagement and the HeForShe Campaign for UN Women.

Utilizó un símil que refleja perfectamente lo que sucede en el mundo real. Pidió a la audiencia que se levantara y posteriormente solicitó a las mujeres que se sentaran, con esta imagen quería explicar que “si las mujeres se sientan y no se les permite desarrollarse, se pierde la mitad del potencial humano”.

Recomendó a los hombres hacerse dos preguntas antes de decir que las cuestiones de género no van con ellos.

Si no yo, ¿quién?

Si no ahora, ¿cuándo?

En este bloque se emitió un vídeo de una conferencia que Tony Porter ofreció en un congreso Ted en el que habló de  “the box of socialitazion of men”.

“La “men box” incluye los ingredientes que han servido para sociabilizar colectivamente a los hombres. Los hombres deben ser duros, fuertes, atléticos, dominantes, agresivos, y no deben mostrar emociones (excepto la rabia). La caja está diseñada para distanciar a los hombres de las mujeres, crear falta de interés en sus experiencias y además crear una cultura que permita la violencia de los hombres en contra de las mujeres”.

Algunas experiencias personales le han servido para plantearse la desigualdad de género:

  • La respuesta de su padre ante la muerte de su hermano adolescente: pedir perdón por llorar
  • La respuesta de un niño ante la pregunta ¿qué pasaría si te dijeran que juegas como una niña?: Me destruiría.
  • Las respuestas opuestas que daba a sus hijos cuando lloraban de pequeños: a ella la dejaba llorar y la protegía, y a él, en cambio, le exigía que se calmara, que se encerrara en su habitación y que volviera a él “cuando pudiera hablar como un hombre”.

El vídeo merece mucho la pena!

Si habéis llegado hasta el final del post, seguramente es porque la igualdad de género sí que va con vosotros.  Y si no, pensad:

Si no yo, ¿quién?

Si no ahora ¿cuándo?

Ellos os indicarán el camino…en plan azafatas

La lengua española no es machista, como no es racista, ni homófoba. Es el uso que hacemos de ella lo que determina el carácter del discurso. Es una herramienta y, como tal, podemos utilizarla bien o no. Por tanto, reflexionar sobre la lengua desde la perspectiva de género sirve para aprender a evitar los usos sexistas”.
Susana Guerrero Salazar, profesora de Lengua de la Universidad de Málaga

Hace unas semanas, asistí a una reunión para distribuir los roles de los voluntarios de un evento. La ponente, una mujer de unos 40 años, utilizó un lenguaje sexista que refleja y perpetua la imagen tradicional de que la mujer está hecha para servir y agradar a los demás.

Recojo a continuación cinco de sus frases:

  • “Para el acto, poneros guapas nenas” ( se olvidó de los nenes, también presentes en la reunión)
  • “A ver secretaria, pasa el micrófono” (tal vez confundió al hombre con barba que llevaba el micro con una mujer)
  • “Pide por esa boquita que tendrás lo que quieras” (comentario dirigido a una mujer)
  • “Si por ejemplo, las madres os tenéis que ir más tarde porqué la canguro está sólo hasta las 8”…(de nuevo, se olvidó a los hombres padres que también estaban en la sala)
  • “En caso de evacuación, David, Juan y Marcos, os indicarán, como si fueran azafatas, por dónde tenéis que salir” (de nuevo, confundió el sexo de los tres hombres)

¿Es el español un lenguaje machista? Sí, en muchos casos sí, pero somos los hispanohablantes quienes perpetuamos el español como lenguaje machista. Si os fijáis, la RAE no da un sentido discriminatorio o negativo a las palabras azafata, guapa, nena …(aunque sí discrimina a la mujer en las dos últimas acepciones de la palabra secretario/a  ) y sin embargo, la utilización que la ponente hizo del lenguaje en esta intervención, sitúa a la mujer al servicio del hombre y perpetua los roles de madre, azafata y secretaria, teniendo en cuenta que en la sala había padres y hombres con función de secretario y azafato, roles masculinos recogidos también en la RAE.

Es evidente que el castellano es machista (es un coñazo versus es la polla,  tener huevos para hacer algo…)  y que la RAE sigue otorgando acepciones negativas a palabras como coño o zorra, pero es un pez que se muerde la cola, mientras lo sigamos utilizando seguirá existiendo en el diccionario. Creo que podemos exigir a la RAE revisar aquellas palabras que discriminan negativamente en términos de género, raza, condición sexual… y que se indique que esa acepción es negativa, pero no sólo es tarea de la RAE erradicar el lenguaje machista.

El otro día, una amiga me explicó que había comprado billetes de avión de Ryanair para sus dos hijos, de 2 y 4 años, y en el apartado Datos personales/Tratamiento tuvo que escoger entre estas opciones: Sr., Sra. y Srta. Para Ryanair su hijo de dos años ya es un Señor pero su hija de 4 años tendrá que esperar a casarse para obtener el estatus de Señora. En este caso  es la compañía de vuelos quién está haciendo un uso sexista del lenguaje puesto que legalmente no importa si las mujeres/niñas están casadas o solteras. Es más, tanto la Comisión Europea  en su Guía de del Departamento de Lengua Española como el BOE indican que el término señorita debe erradicarse o evitarse en los temas administrativos.

Y vosotros ¿qué pensáis? ¿Detectáis machismo en el uso del lenguaje? ¿Ponéis de vuestra parte para evitar el uso del lenguaje sexista?

IMG-20150607-WA0005 (1)

Ellos también se declaran feministas

Si habéis leído algún post de Faldapantalón, seguro que habéis percibido que uno de los objetivos de este blog es despertar el interés de hombres y mujeres por los temas de género. Como era de esperar, he recibido más feed-back de mujeres que de hombres, por ello me gustaría compartir con vosotros el artículo “28 hombres que demuestran que no es necesario ser mujer para ser feminista” publicado en http://www.upsocl.com//
De todos los hombres, quiero destacar los siguientes, sobretodo, porque no reflejan actitudes paternalistas y protectores:

Seth Meyers
“Cuando se trabaja con la clase de mujeres con las que yo trabajo que son muy fuertes, la idea de que alguien quiera tomar decisiones por ellas es difícil de entenderla”.

Daniel Craig
“Las mujeres son responsables de dos tercios de los trabajos realizados en todo el mundo , y sin embargo ganan sólo el 10 por ciento de los ingresos totales y sólo el 1 por ciento de las propiedades… Así que, ¿estamos iguales? Hasta que la respuesta no sea sí, no podemos dejar de preguntarnos”.

Alan Alda
“Creo que la misoginia es una enfermedad que debe ser curada. Y si pudiéramos erradicar la enfermedad polio, no veo por qué no podemos erradicar la misoginia “.

Joseph Gordon-Levitt
“Mi mamá me crió para ser una feminista. Ella siempre nos recordaba a mi hermano y a mí que nuestra cultura suele retratar a las mujeres como si fueran objetos… Ella quería que mi hermano y yo fuéramos conscientes de ello porque veríamos una cantidad de imágenes en la televisión, en las películas y en las revistas siempre. Si no te tomas el tiempo para pensar en ello, todas estas imágenes se filtran en el cerebro y se convierte en la forma en que percibes la realidad.”

Will Smith
Cuando se le preguntó en una entrevista de mayo de 2012 en la revista Parade, por qué dejó que su hija Willow, se cortara todo su pelo, el actor de 45 años de edad respondió a la perfección:
“Dejamos que Willow se corte el cabello. Cuando tienes una niña, ¿cómo puedes enseñarle que está en control de su cuerpo? Si yo le enseño que yo estoy a cargo de que si puede o no puede tocar su cabello, ella me va a reemplazar con otro hombre cuando empiece a descubrir el mundo. Ella no puede cortarme el pelo a mí, pero ese es su pelo. Ella tiene que tener dominio de su cuerpo. Así que para cuando ella salga al mundo, esté convencida que es de ella. Está acostumbrada a tomar esas decisiones por sí misma. Tratamos de siempre dejarles esas decisiones hasta que puedan soportar el peso completo de su vida.”

Donald McPherson
“¿Qué pueden hacer los hombres para detener la violencia contra las mujeres? Los hombres no sólo tienen que dejar de ser violentos. La gran mayoría de los hombres no son violentos, pero los hombres necesitan dejar de estar callados. Llamar la violencia contra las mujeres como un “asunto de mujeres”, ya sea acoso callejero o el acoso sexual o la violación o el asesinato, permite a los hombres ignorar estos temas, como si no tuviéramos ninguna responsabilidad de la misma o de acabar con ella. Todos tenemos abuelas, madres, hermanas, hijas, amigas y colegas femeninas. Nuestras vidas están inextricablemente entrelazadas; los asuntos de la seguridad de la mujer y la igualdad nos afectan directamente a nuestras vidas como hombres. Más allá de eso, las mujeres son seres humanos, con los mismos derechos a la seguridad y la libertad que los hombres. Por tanto, es nuestra responsabilidad moral de no permanecer en silencio o al margen de esto, sino que seamos capaces de participar activamente en el enfrentamiento de este problema en todos los rincones de los hogares, las comunidades y las sociedades.”

¿Qué pensáis los  hombres de estos comentarios? ¿Os sentís identificados con alguno de ellos? Como siempre, vuestra opinión, será bienvenida en Faldapantalón.

los_hombres_pueden_ser_feministas_tambien_camiseta-r93c8e4ef11594327af121566a444beba_vj7b8_324