Sexo en la primera cita ¿sí o no?

Esto fue lo que preguntaron en el programa “Cites 2.0” de TV3. Las respuestas fueron un poco variadas: depende de si me apetece o no,  normalmente no me apetece en la primera cita, no, nunca  (como regla general)….La peor e inaceptable respuesta salió de boca de un chico, de unos 18 años más o menos, que dijo que si consigues tener sexo la primera noche, eres un campeón. Ahora bien, dice mucho de la chica, no la querría tener como pareja.

Analicemos:

  • Haciendo lo mismo, el chico es un campeón y la chica es una puta.
    Perpetuando la especie del macho ibérico: El chico tiene 18 años. Esto es preocupante, serán los padres del mañana y con esta mentalidad de la edad de piedra, nunca conseguiremos la igualdad.
  • Conseguir…. ¿Conseguir, el qué? ¿Son las chicas un trofeo? ¿Merecemos que el hombre haga un esfuerzo para acostarse con nosotras? ¿Y si somos nosotras las que nos esforzamos para conseguirlo, somos unas busconas?

Analicemos también la respuesta de la chica, de unos 35 años, que dijo: “Ni en la primera, ni en la segunda, ni a lo  mejor en la tercera cita”. ¿Por qué?

  • ¿Tenemos que cumplir unas normas por ser mujeres?
  • ¿Las mujeres debemos hacernos de rogar y que el príncipe nos conquiste?

Al día siguiente, hablé con las personas de mi entorno sobre el comentario del chico de 18 años y encontré algunas respuestas que no me esperaba, pero claro está, este tema es muy subjetivo:

  • “Pero no te pongas así, no pasa nada, sólo tiene 18 años. Eso lo hace para hacerse el gallito”.
  • “¿Crees que este chaval lo consigue la primera noche? “. Repito ¿qué hay que CONSEGUIR?
  • “Pues yo nunca me acuesto en la primera cita para que no piense que soy una puta”.
  • “Si el chico piensa eso, a mí ya no me interesa”.
  • “Dan miedo las nuevas generaciones”.
  • “Pues yo lo veo más como una cuestión de dos, si nos apetece allá vamos, y si no, pues nada”.
  • “Jamás he pensado que un chico pensaría de mí que soy una puta por acostarme con él. Y si lo pensara, ese chico no me interesa”.

Me sorprendió lo que me dijo un amigo, que pienso que tiene una visión muy equilibrada de las cuestiones de género,  sobre si los chicos tienen que “conseguir” a las chicas:

“A veces me he encontrado con chicas que se hacen de rogar y quieren que las conquistemos para tener sexo con ellas.  Muchos hemos aprendido a que tiene que ser así, que las tenemos que conquistar para acostarnos con ellas”.

Parece que nuestra elección está condicionada por lo que pensamos que piensa el sexo opuesto, pero visto lo visto, creo que puede  que estemos muy equivocados. La opción de tener sexo la primera noche (como todas las demás) debería ser una opción personal, desvinculada del género y del “qué dirán” o de lo que pensamos “qué dirán”. Si no es así, no saldremos nunca de este círculo que nos sitúa a hombres y a mujeres en dos polos opuestos.

Y vosotros ¿qué opináis? ¿Os ha influido ser mujeres u hombres para decidir libremente si tener o no sexo en la primera cita? ¿Os habéis sentido campeones o putas por acostaros con alguien la primera cita?

origen-del-conflicto-diferencias-de-genero

¡Qué pena que aún quede tanto por hacer!

Anuncios

Adoptaunatia VS Adoptauntio

A veces basta con ponerse en el lugar del otro para adquirir una visión más amplia sobre un asunto y, tal vez, cambiar nuestro punto de vista. Esto es lo que ocurre con las cuestiones de género, damos como buenas o malas determinadas conductas dependiendo si los protagonistas son hombres o mujeres. Aceptamos que las tías adopten a tíos, nos parece gracioso que las mujeres agredan a los hombres,  hacemos campañas en contra de los piropos de los hombres a las mujeres y sin embargo, nos parece gracioso cuando son las mujeres quienes “acosan” a los hombres, nos parece sexy que los hombres se pongan a limpiar pero podemos incluso llegar a calificar de marujas a las mujeres que lo hacen…Si cambiamos en esta frase “hombres por mujeres” y “mujeres” por “hombres” puede que ya no aceptemos estos comportamientos y que incluso nos parezcan sexistas. A continuación podéis ver algunos vídeos que reflejan claramente que nuestras actitudes están condicionadas por nuestra visión y diferenciación de los  mundos “masculino” y “femenino”.

Agresión

Acoso

Hombres y mujeres, objetos de deseo

Os invito a que cambiéis vuestros roles masculino/femenino antes de hacer una valoración sobre cuestiones relativas al género. No se trata de que ahora las mujeres empecemos a piropear a los hombres por la calle o creemos una web para adoptar mujeres, sino más bien de encontrar el punto medio en que ninguno de los se sienta atacado. Creo que este pequeño experimento contribuiría a entendernos un poco más, ser menos críticos con el sexo opuesto y a eliminar la posición de ataque y defensa que muchas veces adquirimos ante el sexo opuesto.

Si estás soltera, subástate…si estás soltero, puja

Que se utilice el cuerpo de la mujer como reclamo publicitario no es nada nuevo. La publicidad, el cine y la televisión están lleno de ejemplos.  Un ejemplo reciente es el evento Caravana de Mujeres organizado por la Asociación Caravana de Mujeres, Asocamu,  y que se celebrará el próximo 18 de abril en el Hotel Romero Mérida.

El objetivo de los eventos organizados por esta asociación es la repoblación rural. La polémica no viene dada por la organización de eventos de singles sino por la forma machista de hacerlo: en este evento ellas pagan 15 euros por un viaje de ida y vuelta  (de Madrid a Mérida) y los extremeños pagaran 50 euros con garantía de compañía más comida, cena y baile.

La Fundación Triángulo, La Asociación Malavuna, Podemos, CCOO…son algunas de las organizaciones que han mostrado su desacuerdo y han solicitado su anulación sin éxito.

En esta línea, se criticaba recientemente el anuncio de Media Markt en el que aparece como protagonista el humorista Arturo Valls, poniendo cara de gracioso y dos chicas atractivas, con un vestido ajustado en un plano secundario.  El papel de estas chicas es de mujer florero. No dicen nada, no abren la boca. Sólo sonríen y muestran su cuerpo al público.

media_markt

Parece ser que la publicidad se empeña en reducir el papel de las mujeres a objeto de deseo y el papel de los hombres al de tipos tontos a los  que sólo les interesa  tener  a su alrededor a mujeres y si están buenas mejor que mejor.

Recuerdo que cuando estudiaba en la universidad a veces entrábamos en discotecas que ofrecían entrada gratis a las mujeres.  En aquel momento, me diréis tonta, pero compartía el precio de la entrada con cualquier  chico del grupo de amigos. No es la mejor elección, lo sé, pero a los 20 años mi prioridad era divertirme. Si fuera ahora, me hubiera dado la vuelta y me hubiera ido para casa.

subastachicas350

En ese momento reflexionaba sobre las hipotéticas razones que llevan a estos empresarios y empresarias a  utilizar este tipo de publicidad sexista. Puestos a especular, (y a hacer broma sobre esto)  puede interpretarse que piensan que:

  • Los hombres (y no las mujeres) son los que quieren ligar y pagan porque en las pistas de la discoteca van a cazar a su presa, y nosotras nos vamos a dejar, porque seguimos siendo tontas y esperamos a que los hombres (que lo merezcan) vengan a sacarnos a bailar.
  • Las mujeres no disfrutan del sexo y sólo follamos para darles placer a los hombres, pero ojo, no a todos los hombres, sino a aquellos que se han rascado el bolsillo para poder hacerlo.

Hablando en serio, no sé porqué seguimos permitiendo este tipo de publicidad o eventos sexistas.  La  idea de que la mujer está al servicio del hombre y de que el hombre debe pagar para rodarse de mujeres es bastante denigrante para ambos sexos.  Como siempre digo, por lo que veo a mí alrededor, creo que hombres y mujeres “se necesitan” por igual: ni los hombres necesitan más sexo que las mujeres, ni las mujeres follamos sólo para darles placer a los hombres ¿no?

¿Qué celebramos el 8 de marzo?

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Su origen se remonta a 1857 cuando un grupo de obreras se manifiesta en Nueva York por sus derechos. A partir de esta fecha se celebran varios movimientos  y el día 8 de marzo de 1910, en el marco de una conferencia internacional de mujeres socialistas celebrada en Copenhague, se proclama este día como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

¿Es necesario seguir celebrando el 8 de la mujer? Justamente hoy en una comida con amigos ha salido este tema y casi todos estaban de acuerdo en la importancia de seguir celebrando  el Día de la Mujer.  Un amigo que es profesor de Biología de Bachillerato me ha explicado que en el caso de los profesores el 8 de marzo les sirve como una excusa para abordar e informar a los alumnos sobre las cuestiones de género tal y como hacen también el Día de la homosexualidad o el día del sida, sin embargo no se enfoca del mismo modo en todos los ámbitos.

Hoy me han llegado numerosos mensajes felicitándome por el Día de la Mujer pero ¿por qué me felicitan? ¿Acaso he hecho algo para merecer que me feliciten?  Creo que ni yo ni las mujeres de mi entorno y de mi edad hemos tenido que luchar y superar obstáculos para trabajar. El gran trabajo lo hicieron otras mujeres de generaciones anteriores que sí que tuvieron que luchar para incorporarse al mundo laboral. ¿Sabemos realmente lo que estamos celebrando? ¿O simplemente se ha convertido en una costumbre más?

Otros aprovechan el tirón para “vender” sus productos. Si en Google ponéis “Descuentos día de la mujer” salen 14.000.000 resultados, las primeras páginas son descuentos en ropa o productos de belleza. ¿Estamos celebrando que gracias a ser mujeres el 8 de marzo nos podemos poner guapas a mejor precio?

día de la mujer

Durante todo el año pero especialmente en marzo se organizan cursos y talleres especiales sólo para mujeres (aquí los hombres no se aceptan) y sinceramente no entiendo qué estamos reivindicando con eso. ¿Queremos entendernos o separarnos?  Parece que queramos retroceder en el tiempo cuando los niños y las niñas iban a clases separadas. No sé vosotros pero no he sentido jamás la necesidad de tener aulas separadas para que se valoren mis derechos como mujer. ¿Qué sentido tiene realizar actividades sólo para mujeres?

La fuerza de la mujer

Hace un par de semanas asistí a un taller en Barcelona organizado por la Asociación Cúrcuma sobre la “Interseccionalidad: sexo, raza y cultura”. El taller partió con estas preguntas:

  1. ¿Te sientes identificado como mujer/hombre? ¿Por qué? ¿Cómo ha influido en tu vida ser mujer?
  2. ¿Te sientes identificado con tu etnia? ¿Cómo te ha influido en tu vida pertenecer a esta etnia?

Tras una breve reflexión buscamos una palabra que representara nuestras respuestas y la palabra que me vino a la mente fue “fuerza”. Sí, ser mujer me ha dado fuerza; desconozco qué me hubiera aportado ser hombre pero lo que sí siento es que ser mujer me ha dado fuerza. Tal vez esta respuesta explique mi rechazo (a veces obsesivo) al “victimismo” barato en el que se regocijan algunas personas. Defiendo a toda costa que ser mujer no significa ser víctima (al menos en la sociedad occidental) y evidentemente aunque existen muchos obstáculos para la consecución de la igualdad no todo el mundo está en contra nuestra por el hecho de ser mujer.

Por ello pensé en escribir un post para hablar de la fuerza de las mujeres y qué mejor ejemplo que hablar de las maestras de la República, mujeres cuyos  nombres y apellidos son totalmente desconocidos y cuyas obras jamás se expondrán en las estanterías de  las bibliotecas ni se exhibirán en museos y sin embargo han sido cruciales  en el camino hacia la igualdad.

El documental “Las maestras de la República” (Goya al Mejor Documental  2014), escrito y dirigido por Pilar Pérez Solano con la colaboración de FETE-UG,  nos muestra la fuerza de estas maestras que lucharon por los derechos de las mujeres, por su libertad, su autonomía  y por la modernización de la educación basada en los principios de la escuela pública y democrática. Querían formar y no adoctrinar,  querían ciudadanos libre pensadores para crear un nuevo país lejos del catolicismo y la sociedad patriarcal de aquella época.

Imaginaos la valentía de esa maestra que llega sola a un pueblo perdido en la montaña y lo primero que tiene que hacer es quitar el crucifijo de Jesucristo que presidía las aulas. Ahora este hecho parece insignificante pero en aquella época quitar el crucifijo y que encima lo hiciera una mujer significaba enfrentarse al pueblo por estar en contra de la ideología conservadora, católica y machista que caracterizaba sobre todo a los pueblos rurales. En su tiempo libre daban clases a las mujeres del pueblo y por primera vez en la historia española las mujeres pudieron imponer su autoridad a los hombres en su cargo como directoras del colegio.  Fuera  y dentro de la escuela crearon un nuevo modelo de mujer, se cortaron el pelo y se cortaron las faldas para ganar movilidad.

Salvatierra-II-republica-12

España vivía una época dorada en términos de educación,  democracia e igualdad pero esta época duró poco. En julio de 1936 se produjo el golpe de Estado contra la Segunda República Española que condujo a la Guerra Civil Española y una vez derrotada la República se “depuraron” los avances y se castigó especialmente a los maestros. Bajo el nombre de “Depuración de Magisterio” se les obligó a abandonar su trabajo por considerarles cómplices de la República y de haber inculcado en la sociedad y en los niños  los valores republicanos que tanto temían los nacionales. Se castigó especialmente a las mujeres por no seguir el patrón moral y religioso de los ideales del nacional-catolicismo y por el hecho de ser “rojas” fueron encarceladas, fusiladas, “paseadas” y otras tuvieron que exiliarse.

El documental “Las Maestras de la República” recupera el nombre de algunas de ellas pero hay muchas más: maestras, amas de casa, enfermeras, taxistas, médicos…cuyo papel ha sido clave en la historia de la mujer. Mujeres que tal vez no hayan formado parte de asociaciones feministas pero que en su día a día han sido conscientes de que el camino de la igualdad empieza por uno mismo.

Mi bisabuela, Consuelo Ramos Bea, fue maestra aproximadamente en los años 20. Me gustaría saber por qué decidió ser maestra, cuál fue su experiencia como mujer trabajadora y por qué decidió seguir trabajando estando casada y con tres hijos. Me falta información para poder escribir su historia,  pero sólo por el hecho de que optara por esta vida en los años 20 ya me hace admirarla.

Seguramente vosotros también tenéis en mente a alguna mujer que admiráis. Para compartirlo, sólo tenéis que contestar a este post. ¡Os espero!